Hola, Harvey

Edición de autor, 2008

Hola, Harvey vino a romper con lo hecho en el libro anterior: prieto en el decir, métricas largas y una expresión más rebuscada que directa. Fue el pasaje de los versos libres a los versos sencillos. Y las ganas de contar una historia en poemas breves interconectados. 

El argumento, con modificaciones, me lo dio el VHS de la película Harvey (1950) que me prestó un amigo. Harvey es un conejo de un metro ochenta que aparentemente solo puede ver el narrador de este libro lleno de voces y ternura. 

Una vez que estuvieron los textos, empezó el proceso de diseño de Lisandro Aldegani que le dio su forma final a Hola, Harvey, con una codificación simbólica, tipografías con fuentes y tamaños diferentes para distinguir personajes. El libro fue impreso a dos tintas en Gráfica Computada y se presentó en la Confitería Ideal el 9 de septiembre de 2008. 

En Yo vi a Harvey, un blog contemporáneo a la salida del libro, están el antes y el después de la edición.